Incapacidad temporal y desempleo

Desempleo, maternidad e incapacidad temporal:

Cuando el trabajador se encuentre en situación de incapacidad temporal y durante la misma se extinga su contrato seguirá percibiendo la prestación por incapacidad temporal en cuantía igual a la prestación por desempleo hasta que se extinga dicha situación, pasando entonces a la situación legal de desempleo en el supuesto de que la extinción se haya producido por alguna de las causas previstas en el apartado 1 del artículo 208 de la Ley General de la Seguridad Social y a percibir, si reúne los requisitos necesarios, la prestación por desempleo contributivo que le corresponda de haberse iniciado la percepción de la misma en la fecha de extinción del contrato de trabajo, o el subsidio por desempleo.
En todo caso, se descontarádel período de percepción de la prestación por desempleo, como ya consumido, el tiempo que hubiera permanecido en la situación de incapacidad temporal a partir de la fecha de la extinción del contrato de trabajo.
La entidad gestora de las prestaciones por desempleo efectuará las cotizaciones a la Seguridad Social, asumiendo en este caso la aportación que corresponde al trabajador en su totalidad por todo el período que se descuente como consumido.

Cuando el trabajador se encuentre en situación de maternidad y durante la misma se extinga su contrato, por alguna de las causas previstas en el apartado 1 del artículo 208 de la Ley General de la Seguridad Social, seguirá percibiendo la prestación por maternidad hasta que se extinga dicha situación, pasando entonces a la situación legal de desempleo y a percibir, si reúne los requisitos necesarios, la correspondiente prestación. En este caso no se descontará del período de percepción de la prestación por desempleo de nivel contributivo el tiempo que hubiera permanecido en situación de maternidad.

Cuando el trabajador esté percibiendo la prestación de desempleo total y pase a la situación de incapacidad temporal que constituya recaída de un proceso anterior iniciado durante la vigencia de un contrato de trabajo, percibirá la prestación por esta contingencia en cuantía igual a la prestación por desempleo. En este caso, y en el supuesto de que el trabajador continuase en situación de incapacidad temporal una vez finalizado el período de duración establecido inicialmente para la prestación por desempleo, seguirá percibiendo la prestación de incapacidad temporal en la misma cuantía en la que la venía percibiendo.
Cuando el trabajador esté percibiendo la prestación de desempleo total y pase a la situación de incapacidad temporal que no constituya recaída de un proceso anterior iniciado durante la vigencia de un contrato de trabajo, percibirá la prestación por esta contingencia en cuantía igual a la prestación por desempleo. En este caso, y en el supuesto de que el trabajador continuase en situación de incapacidad temporal una vez finalizado el período de duración establecido inicialmente para la prestación por desempleo, seguirá percibiendo la prestación por incapacidad temporal en cuantía igual al 75% del Salario Mínimo Interprofesional, excluida la parte proporcional de las pagas extras.
Cuando el trabajador esté percibiendo la prestación por desempleo total y pase a la situación de maternidad, percibirá la prestación por esta última contingencia en la cuantía que corresponda.
El período de percepción de la prestación por desempleo no se ampliará por la circunstancia de que el trabajador pase a la situación de incapacidad temporal o maternidad. Durante dicha situación, la entidad gestora de las prestaciones por desempleo continuará satisfaciendo las cotizaciones a la Seguridad Social conforme a lo previsto en el párrafo b) del apartado 1 del artículo 206 de la Ley General de la Seguridad Social.

Incapacidad temporal y desempleo

Según el art. 222.1 LGSS cuando el trabajador se encuentre en situación de incapacidad temporal y durante la misma se extinga el contrato seguirá, como venía sucediendo, en situación de incapacidad temporal, cualquiera que sea la causa de extinción y, por lo tanto, pase o no el interesado, una vez extinguida la IT, a la situación de desempleo. Sólo una vez extinguida la IT, se añade en la redacción de precepto, el trabajador pasará a la situación legal de desempleo en el supuesto de que la extinción se haya producido por alguna de las causas de extinción del art. 208 y a percibir, si reúne los requisitos necesarios la prestación por desempleo, o en su caso, el subsidio por desempleo.

 

Superposición de prestaciones

El art. 222 LGSS ha optado por la superposición de situaciones de IT y desempleo, en vez de la sucesión que se preveía en la regulación anterior, cuando el subsidio de IT concurre con la prestación por desempleo, como consecuencia de la extinción del contrato estando el trabajador en aquélla situación. Y esa superposición se concreta en que, según el precepto legal, "se descontará del período de percepción de la prestación por desempleo, como ya consumido, el tiempo que hubiera permanecido en la situación de incapacidad temporal a partir de la fecha de la extinción del contrato de trabajo". Estamos aquí ante un cambio sustancial que responde, como ya se ha apuntado, a un intento de evitar el fraude. Y supone que en ningún caso la prestación por desempleo se va a prolongar en el tiempo porque la concurrencia de la IT retrase formalmente su inicio.
 
Cuantía de la prestación IT extinguido el contrato

El subsidio por IT que se cobra una vez extinguido el contrato será en cuantía igual a la prestación de desempleo. Esto es, durante los ciento ochenta primeros días cobrará el 70% de la BR, que será el promedio de las bases por las que se haya cotizado durante los últimos 180 días del período de seis años anteriores a la situación legal de desempleo. A partir del día 181 pasará a cobrar el 60%; esto es los porcentajes previstos en el art. 211.2 de la LGSS. Por la misma razón habrá que aplicar los topes máximos y mínimos que para la cuantía de la prestación por desempleo recoge el nº3 de este art. 211 (modificado RDLey 3/2004, de 25 de junio(RCL 2004, 1466), para la racionalización de la regulación del salario mínimo interprofesional y para el incremento de su cuantía).

Ha suscitado dudas el cálculo de la prestación en los supuestos en que el desempleado no puede acceder a la prestación de desempleo ya sea porque el contrato se haya extinguido por causas distintas de las previstas en el art. 208.1 LGSS, ya sea porque no se reúnen los requisitos necesarios para tener derecho a la prestación. De todas formas, según la redacción del precepto, extinguido el contrato (cualquiera que sea la causa) en situación de IT el trabajador seguirá percibiendo la prestación por esta contingencia pero en cuantía igual a la prestación por desempleo, con independencia de que una vez extinguida dicha situación proceda el pase a situación de desempleo -lo que sólo sucederá cuando la extinción se haya producido por alguna de las causas del art. 208.1 LGSS-, y con independencia también de que se tenga derecho a percibir prestación por desempleo contributivo o subsidio por desempleo.

Por ello, tanto desde la doctrina como desde la propia Seguridad Social se ha defendido que, se tenga derecho o no a prestación por desempleo, la base reguladora será en todo caso el promedio de bases de cotización correspondientes a los 180 días anteriores a la extinción del contrato. Si no se reúnen 180 días de cotización con anterioridad al hecho causante, el cómputo se retrotraerá, dentro de los seis años anteriores a la fecha de extinción del contrato de trabajo. Si no se reúnen en ningún caso 180 días cotizados, la base reguladora será la equivalente al resultado de dividir el total de bases de cotización acreditadas, entre los días a que correspondan tales bases. Esta solución está en consonancia desde luego con las reglas que se utilizan para calcular la prestación de IT en el caso de que no haya cotizaciones suficientes, según las cuales ha de tomarse como base el promedio de las bases de cotización efectivamente realizadas.

Como la prestación sigue siendo de incapacidad debe ser abonada por la entidad gestora responsable (INSS, la Mutua, o el propio empresario en los supuestos de colaboración)

IT en situación de desempleo

Cuando el trabajador esté percibiendo la prestación de desempleo y pase a situación de IT percibirá la prestación por esta contingencia en cuantía igual a desempleo ya sea o no, la IT, recaída de un proceso anterior iniciado durante la vigencia del contrato. El período de percepción de la prestación por desempleo no se ampliará por esta circunstancia. Durante esta situación, la entidad gestora de las prestación por desempleo continuará satisfaciendo las cotizaciones a la Seguridad Social conforme al art. 206.1.b) LGSS (art. 222.3 LGSS).

Continuación IT, finalizado periodo de desempleo

En el caso de que el trabajador continuase en situación de incapacidad temporal una vez finalizado el período de duración establecido inicialmente para la prestación por desempleo, seguirá percibiendo la prestación por incapacidad temporal si bien la cuantía de la misma dependerá de si la IT es o no recaída de un proceso iniciado durante la vigencia del contrato

-Si es recaída la prestación se seguirá percibiendo en la misma cuantía en la que se venía percibiendo (art. 211.3 LGSS)

-Si no es recaída se percibirá en cuantía igual al 80% del indicador público de rentas de efectos múltiples mensual (art. 211.3 LGSS y disposición final primera. Tres RDLey 3/2004, de 25 de junio).

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para encontrar mas informacion sobre las cookies que utilizamos y como eliminarlas visita nuestra politica de privacidad.

Danos tu consentimiento